abril 11, 2009

La sed de escribir me hace delirar. Muere el verso o el versador?


La sed de escribir me hace delirar

Cuanto pálpito en el alma herida,
rencor futuro de saberme ignorado por la historia...
Sediento, si. Sediento de palabras primitivas sin sentido;
las mismas que me sirvieron como esclavas ayer tarde
para herir el pensamiento de enemigos asustados.

Palabras antiquísimas que poetas locos usaron
para azuzar los pensamientos
de quienes pretendieron perjuicios inflingirles,
lograron sin rencor que la historia
visitara sus secretas profecías sombrías, pero santas.

Secretas, ordenadas a ultranza, tuteladas milimétricas,
palabras, sin sentido para los ciegos ambiciosos,
profanas para quienes sordos, sin naturaleza humana
desconocen los secretos de poetas tristes,
palabras inertes en los corazones de andariegos muertos.

Confecciono mi pensamiento avante y que delire,
le obligo; no quiere!
Le ruego: llora, transmite la tristeza infinita…
Mi corazón palpita de saberse ignorado por la historia…

Fallece la voz suprema interna,
el sepulcro del silencio reina

1 comentario:

Que opinas?